sábado, 7 de enero de 2012

Ofiuco, constelaciones y signos zodiacales

Hace unos días un lector me hizo esta pregunta:  
“He escuchado que existe una constelación llamada Ofiuco, ¿me puede decir como quedan entonces las fechas de los signos zodiacales?”
 
Iniciaré mi respuesta diciéndole que me complace que distinga entre constelación y signo zodiacal.
¿Usted también lo tiene claro?

Las constelaciones son regiones de la esfera celeste, que puede observar y verificar con un mapa actualizado, o con software (Starry Night, Stellarium, etc.)   
Su asterismo principal, formado por las estrellas más brillantes, es decir, la figurita que nos imaginamos en el cielo, uniendo arbitrariamente con rectas esas estrellas, coincide más o menos satisfactoriamente con la imagen sugerida por el nombre. Por ejemplo las estrellas más notables de la constelación Scorpius, -si une los puntos-, seguro le recuerdan la figura de un escorpión. A mí también me sucede con Leo, Ursa Major, Orion y algunas otras, pero no con todas. Siempre le he dicho a mis estudiantes que no se esfuercen sobremanera tratando de encontrar en el cielo la figura estrictamente relacionada con el nombre, sino algún patrón (mejor si es su propio patrón), que con solo verlo le sugiera el sitio de la constelación.

Actualmente hay 88 constelaciones, correspondientes a 88 regiones que cubren toda la esfera celeste, según la definición hecha por la Unión Astronómica Internacional.
Si usted revisa las fronteras de las constelaciones, por las que pasa la eclíptica (por donde parece moverse el Sol), encontrará algunas grandes como Virgo y Ophiuchus y también  pequeñas como Aries y Cancer. Además notará que la eclíptica atraviesa las constelaciones zodiacales, no necesariamente por su parte más ancha. Por ejemplo, en Cancer y Libra, el Sol solo permanece 21.1 días, mientras que en Virgo permanece 44.5 días.

Los signos zodiacales son divisiones en el tiempo durante el año (12 de igual duración, un mes en promedio, según el horóscopo tradicional) donde se considera que transita el Sol, entre ciertas fechas.
Desde luego, estas divisiones temporales corresponden a regiones en la esfera celeste, cada 30° (=360°/12). Esto es así, aunque no necesariamente las estrellas de fondo (detrás del Sol), correspondan a un asterismo, sugerido por el nombre del signo zodiacal respectivo.
5 de junio 2011- Sol en constelación Taurus,
pero en el signo zodiacal Geminis.

¿Sabía que esto realmente ocurre y usted lo puede comprobar?
Si mira el cielo, por ejemplo durante las fechas del signo zodiacal géminis (21 de mayo al 20 de junio), puede comprobar fácilmente que el Sol no está transitando a través de la constelación Gemini. Veamos un ejemplo específico con el mapa estelar para el 5 de junio (2011).
  • La realidad astronómica: el Sol está en la constelación Taurus (imagen arriba.) 
  • La interpretación astrológica (fechas): el Sol está en el signo zodiacal  géminis (consulte su periódico, revista, o astrólogo favorito.) 
  • La ficción que a usted quizás no le han explicado: en las fechas del signo zodiacal géminis, el Sol pasa la mayoría del tiempo en la constelación Taurus (imagen arriba.)
Es cierto que las constelaciones son divisiones arbitrarias (definidas a conveniencia por los humanos), para sistematizar el estudio de la astronomía. El propósito actual de los signos zodiacales (también establecidos por una decisión humana), es otro.

Constelaciones y signos zodiacales fueron lo mismo hace unos 3000 años y volverán (quizás) a coincidir dentro de unos 23000 años. Porque debido al bamboleo del eje de rotación de la Tierra como un trompo (precesión) se han desajustado a la fecha, casi un signo zodiacal completo.

¿Qué hacer?
La astronomía no se va desplomar por ajustes a los límites de las constelaciones (meridianos y paralelos en el cielo). Siempre se hace pequeñas modificaciones cada cierto tiempo –de acuerdo con la realidad observable-.
El universo está en permanente evolución y las explicaciones que damos de él, deben ajustarse periódicamente, para ser congruentes.
21/03/2012. Sol en la constelación Pisces,
pero en en el signo zodiacal Aries.

La astrología creo que tiene, al menos, dos posibilidades:
  • a) Modificar las fechas de los signos zodiacales, para que coincidan con la travesía del sol por las constelaciones respectivas. Con el inconveniente de que si un antepasado milenario nació el mismo mes y día que usted, ¡tendría un signo zodiacal diferente! 
  • b) Mantener las fechas, a pesar de que el sol ya no tenga de fondo la constelación que originó su nombre y continuar sin contárselo a los seguidores del horóscopo.
La constelación Ophiuchus, no es un invento reciente de los astrónomos y es atravesada por la eclíptica, por lo que presenta para la astrología un inconveniente diferente.

El horóscopo tradicional creo que no puede aceptar el signo zodiacal Ofiuco, durante las fechas de la realidad astronómica (Sol en la constelación Ophiuchus) del 30 de noviembre a 17 de diciembre, puesto que esas fechas siempre han pertenecido al signo zodiacal Sagitario, a menos que realicen un reajuste muy drástico.

Creo que algunos astrólogos menos tradicionales si aceptan a Ofiuco como el  signo zodiacal decimotercero. El único que tendría actualmente una correspondencia biunívoca entre fechas y constelaciones, por ser un agregado reciente. Pero, para evitar la duplicidad de fechas citada arriba, habría que:
  • a) Alterar las fechas del signo zodiacal Sagitario de una manera rara: del 23 al 29 de noviembre sería Sagitario. Si se quiere Ofiuco, habría que insertarlo del 30 de noviembre al 17 de diciembre. Pero como aún quedan dos días del Sagitario tradicional, ¿se regresaría de nuevo a este signo del 18 al 20 de noviembre?
    Además, no se alterarían las fechas de los restantes 11 signos zodiacales clásicos.
     
  • b) Decretar que del 30 de noviembre al 17 de diciembre, algunos elegidos tendrán doble signo zodiacal. Podrían considerarse, Sagitarios, Ofiucos, o Sagiucos, a gusto del cliente. Todo lo demás queda como está. Esto, desde luego, nunca los liberará de los efectos de la precesión.
Sin embargo me parece que esas dos soluciones proponen una medicina peor que la enfermedad. ¿Tiene usted alguna mejor?

¿Qué le parece esta?
  • c) Alterar todas las fechas clásicas y usar las fechas acopladas a las constelaciones, agregando Ofiuco del 30 de noviembre al 18 de diciembre, rompiendo entonces con toda la historicidad del horóscopo y además reduciendo el signo Escorpión a 8 días; del 23 al 29 de noviembre.
    Desde luego, habrá que cambiar las fechas cada 2000 años aproximadamente, porque el efecto de la precesión es inevitable.
Sol en Cetus. Esquina de la constelación
tangente a la eclíptica.
También recibí otra pregunta bien interesante: “¿Si el sol está de día, cómo hacemos para ver las estrellas de la constelación de fondo, que solo se aprecian de noche?”
Simplemente mire al Este por donde va a salir el Sol, poco antes del orto y al Oeste por donde ocurrió el ocaso, tan pronto vea estrellas. Compare sus observaciones con un mapa estelar, para la fecha y hora apropiada y aplique un poquito de deducción.
Le dejo de tarea verificar la respuesta por medio de la observación.

¿Sabía qué?
La constelación Cetus se encuentra detrás del Sol durante un breve periodo de 12 horas, alrededor del 27 de marzo.
¿Habrá cétidos o ballénidos en un horóscopo del futuro?
Pareciera que este asunto de deducir cualidades y comportamientos para los humanos, a partir de una interpretación de los signos zodiacales y las posiciones de la Luna y los planetas, no solo tiene dificultades lógicas, sino también de “carpintería”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario