viernes, 21 de octubre de 2016

Georges Méliès (mago, inventor, director, actor y productor de cine)

Me gusta el cine y disfruto ampliamente ver películas que tienen un trasfondo educativo e histórico, ya sean historias verdaderas, o historietas.
Cada vez que proyectan la película Hugo”, no me la pierdo (https://www.youtube.com/watch?v=hR-kP-olcpMhttps://www.youtube.com/watch?v=vWS5KlqgpR8). 
En la tarde la vi por televisión, junto a una amiga que comparte ese interés y en la noche le di otra miradita por Netflix.
La película Hugo está basada en el libro de ficción histórica The Invention of Hugo Cabret, escrito e ilustrado por Brian Selznick .
 
Le Voyage dans la Lune (1902); 12:51. Música de fondo Overtura de la Sinfonía 1812 de Tchaikosvsky (https://www.youtube.com/watch?v=VbxgYlcNxE8)
La película en sí es extraordinaria, muy bien actuada y dirigida. La escenografía me encanta y me enseña, como un aficionado como yo, la vida de un personaje muy importante en la cinematografía, prefiere tener un buen rato de etretenimiento, sin crítica cinematográfica, ni si se ajusta mucho o poco a la realidad histórica, .

Georges Méliès (8 de diciembre de 1861  21 de enero de 1938) fue un ilusionista y cineasta francés famoso por liderar muchos desarrollos técnicos y narrativos en los albores de la cinematografía.
Méliès, un prolífico innovador en el uso de efectos especiales, descubrió accidentalmente el stop trick en 1896 y fue uno de los primeros cineastas en utilizar múltiples exposiciones, la fotografía en lapso de tiempo, las disoluciones de imágenes y los fotogramas coloreados a mano. Gracias a su habilidad para manipular y transformar la realidad a través de la cinematografía, Méliès es recordado como un «mago del cine». (Sic en Wikipedia; https://es.wikipedia.org/wiki/Georges_M%C3%A9li%C3%A8s
).

 
No le cuento más porque quiero que usted disfrute el descubrimiento de este “enigma”, como creo que diría el personaje femenino de la película.

Así que le ofrezco el siguiente compendio de vínculos para la Internet y algunas ilustraciones, para animarlo.

El siguiente es quizás el principal, donde encontrará 185 cortos de Georges Méliès, https://www.youtube.com/watch?v=pDDzHzbuKAQ&index=3&list=PLHQODl6AgbeTpT4B0Og6F_yAXM6jAO-rq.



Mi afición a la astronomía me había llevado a observar Viaje a la Luna, posiblemente inspirada en la novela de Julio Verne “De la Tierra a la Luna”, no se la pierda:

“Le Voyage dans la Lune”
) es una película francesa que se estrenó en 1902 suponiendo una revolución para la época. Su autor, Georges Méliès, fue el primer gran creador del cinematógrafo, el pionero en dotar a las primeras películas de un verdadero argumento. Artista, mago, ilusionista, saltimbanqui, el polifacético Méliès, vio en el nuevo invento del cinematógrafo una forma de aumentar la promoción de sus números. Aunque su estética estaba dominada por la técnica del teatro, concibió numerosos trucos y efectos que incluyo en sus más de 800 películas. La influencia que ha tenido Méliès en la técnica cinematográfica es incalculable, y hoy podemos referirnos a él como el primero en idear el cine como espectáculo.
Viaje a la Luna (1902) es considerada como la primera película de ciencia ficción, y en ella quedan evidenciados los elementos característicos del género (la nave espacial, la exploración de nuevos horizontes...). Algunas de las técnicas cinematográficas más conocidas ya están presentes en esta película, como los fundidos, la sobreimpresión, la utilización de maquetas, etc. 


Mi última recomendación es “
Le Déshabillage imposible”, que me tiene sonriendo desde anoche. Véala para que realmente conozca la esencia de Georges Méliès.

Referencias adicionales:

1 comentario:

  1. De Marie Lissette Alvarado (me lo envió por mi correo).
    Papá tomaba los fines de semana (especialmente en la década de los 70 que son mis más fuertes recuerdos) para reparar las máquinas de cine de la empresa Urbini. Solo si era una emergencia lo hacía entre semana, después del trabajo y que cenábamos continuaba con las reparaciones.
    Luego de terminar con su labor, mamá nos llamaba para que nos sentáramos frente a una pared blanca. Mi hermana menor y yo disfrutábamos sentarnos en el piso, mis hermanas mayores en sillas junto a mamá, detrás de nosotras la mesa con el equipo y papá pendiente de todo.
    Imagínese a una chiquilla de unos 8 a 10 años, siempre curiosa por ver todo lo que hacía papá. Cómo montaba las enormes carruchas metálicas con la película. La que contenía la proyección de la noche, quedaba montada en un brazo que salía de la parte superior de la máquina y se elevaba a 45° unos 30 o 40 cm; terminaba en un eje que tenía un seguro para que la carrucha en movimiento no se descarrilara; cerca de la base del proyector salía otro brazo de la misma longitud y ángulo pero con dirección hacia abajo, así la cinta cinematográfica viajaba dentro del proyector de arriba hacia abajo en la mayoría de los modelos que tenía la empresa. Otros proyectores tenían ambos brazos arriba, uno adelante y otro atrás.
    El lente de proyección estaba montado sobre una pieza que tenía una bisagra que había que "abrirla" como una puerta. Allí adentro había una especie de pequeños engranajes que recibían ambos bordes del celuloide, evitando que la cinta se ladeara y así mantenerla centrada. La tracción que permitía el avance de la película la proporcionaban 3 ruedas de goma montadas en un sistema de ejes que se separaban o agrupaban para poner o manipular la cinta, algo similar al mecanismo de las antiguas grabadoras de carruchas.
    Papá hacía correr un poco la película para que se ajustara, luego cerraba la sección del lente y empezaba el espectáculo.
    Los proyectores poseían bombillos con extraordinariamente potentes (700 watt), eso hacía que el trabajo fuera algo peligroso pues las máquinas se calentaban mucho; en alguna ocasión recuerdo que papá se quemó una mano, por lo que estaba estrictamente prohibido acercarse a los proyectores, especialmente después de ser usados.
    Muchas de sus películas eran de las clásicas de Disney, pintadas a mano cuadro a cuadro, como dice madame Méliè en la película Hugo. “Fantasía” era mi favorita y no importa cuántas veces la he visto en mi vida..., no me canso.
    Papá tenía películas de los años 30 y de los 50. Posiblemente restos de lo que salvó de su cine.
    Lamentablemente y seguro por lo cada vez más precaria salud de mamá, ella regaló, botó todo lo que tuviera que ver con ese tema después de la muerte de papá. En una visita que le hice me enseño la enorme habitación ya vacía donde papá tenía toda su vida (máquinas de cine, grabadoras, radios, equipo de radio aficionado y quien sabe qué otro montón de aparatos eléctricos que él amaba).
    Qué daría yo por haber recibido una pieza de equipos de esas, aunque no funcionara o hasta algún "rill" vacío.
    Ahora solo quedan recuerdos que también se los llevará el tiempo y el olvido.
    Pero gracias por revivirlos con este artículo.

    ResponderEliminar