martes, 7 de febrero de 2012

Pintura de la Vía Láctea en Qoricancha

Obra del pintor cusqueño Miguel Araoz Cartagena.  

Coricancha (encontré varias formas de escribirlo) es el nombre de uno de los templos más importantes, si no el más, del imperio Inca en su capital Cusco (13°31′30″S; 71°58′20″O).
/jav.18-01-2012.
En varios sitios de Internet puede conseguir la imagen, quizás con mejor perspectiva.
El 18 de enero visité Cusco, la capital de Perú, me impresionó muy favorablemente la armoniosa combinación que han logrado entre lo incaico, lo colonial y lo moderno de la ciudad y sus habitantes. 

Sentí pena por la atrocidad causada por Pizarro y el resto de los invasores españoles a partir de 1531, que igual que en México y en otras regiones, destruyeron la arquitectura indígena autóctona, solo porque creyeron que su cultura, basada fuertemente en dogmas religiosos totalmente cuestionables, era superior, y que eso les daba permiso para mostrar su barbarie en el campo físico.  
Creo que no podré imaginar en su verdadera dimensión y magnitud el sufrimiento y las injusticias causadas a los pobladores.
Detalle de la Cruz del Sur, α y β del Centauro.
(el trazado es mío) /jav.

Durante mi corta estadía en Cusco visité Coricancha, originalmente Inti Kancha (Templo del sol), que impresiona por algunas de las paredes de piedra finamente labradas y que lograron sobrevivir para que nos maravillemos hoy, ni que decir de la concepción arquitectónica y de ingeniería, posiblemente como no existía en la España de entonces. 

En uno de sus corredores se exhibe una interesante pintura de la Vía Láctea, como se puede ver desde Los Andes, entre julio y agosto. Fue realizada por Miguel Araoz Cartagena, supongo que recientemente. 
No encontré fecha en la pintura, pero la buena fidelidad de algunas de sus partes, por ejemplo  en el Saco de Carbón, en la constelación Crux, me lleva pensar que el artista contó con la ayuda de fotografías de la Vía Láctea, como las que encontrará en las ligas anteriores. Esto es excelente y aplaudible; el arte puede, si lo desea, apoyarse en la ciencia y la matemática, para lograr una obra mejor acabada, estéticamente aceptable y con cualidades didácticas, como esta.

http://qoricancha.blogspot.com/2011/02/qoricancha
-y-cosmovision-andina-placa.html

La pintura está inspirada en la concepción astronómica incaica del firmamento, especialmente de la Vía Láctea, como se sugiere en el recuadro de al lado.

Me llama la atención y me resulta dificil de comprender que en el estudio del cielo nocturno, se ponga énfasis en las nebulosas oscuras sobre la banda brillante de la Vía Láctea, bueno en esa región si parece obvio.
Pero me han surgido una serie de interrogantes, que espero ir aclarando con estudio:

  • ¿Qué se hacía en una noche parcialmente nublada, cuando solo Sirio, Canopus, Archernar y otras estrellas brillantes se podían ver, en la imensidad oscura del resto del cielo?
  • ¿Qué importancia tenían los objetos brillantes como las citadas estrellas y los planetas Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, y cúmulos como el Omega del Centauro?
  • ¿Usaban de alguna manera las salidas heliacales de de éstos?
  • La Vía Láctea en el Sur es impresionante, pero es solo una banda de unos 30° de ancho. ¿Y el resto (150°) del cielo, donde lo que vemos es una mancha oscura universal con algunos parchecitos brillantes?
Bueno, siempre se aprende algo nuevo y eso es lo interesante sobre conocer otras culturas. Creo que me sería dificil enseñar astronomía en ese entonces, si debo poner más atención al pizarrón que a la tiza.
Además se me ocurre realizar una dificil tarea de ambientación; la próxima vez que observe el cielo diurno de Costa Rica, con sus nubes blancas, ponerle atención a los espacios celestes de fondo. Luego le contaré como me fue.


Desde luego que en la pintura, el artista se tomó algunas libertades, quien no lo hace. Los artistas tienen el derecho de imprimirle a sus creaciones -la personalidad del autor-, la emoción que sienten cuando realizan su obra y lo que desean comunicarle al público.
Así, las estrellas α y β en la constelación  Centauro no tienen la separación correcta, respecto a la escala de la Cruz, esto para que los ojos de la llama queden bien proporcionados. 

Además hay muchas estrellas de relleno, especialmente en la parte inferior derecha. Sin embargo, las que definen el Centauro pueden encontrase fácilmente y creo que hasta las de Mosca, Norma y Octante. 
No tuve mucho problema en delinear, de alguna manera, el asterismo del Escorpión, a pesar de que se brincó o colocó mal a Antares y aún sigo buscando la tetera de Sagitario
Se lo dejo para que lo disfrute y se entretenga aplicando sus conocimientos sobre astronomía y de artes pásticas, para motivarlo a visitar Cusco; yo definitivamente volveré.
Negativo de la pintura, con el asterismo del escorpión  (aproximadamente) delineado.
/jav.

No hay comentarios:

Publicar un comentario