jueves, 5 de enero de 2017

De Cuadrántidas a Gemínidas -2017-

Me refiero a las fechas en que tradicionalmente tenemos la oportunidad de observar muchos meteoros (prefiero no llamarlos estrellas fugaces, excepto si se me permite explicar la poesía del término). Estos meteoros comparten ciertas características y los podemos considerar como miembros de una familia, con un mismo origen.
La “radiante” de una “lluvia de meteoros” (también evito llamarlas lluvia de estrellas), es una pequeña zona de una constelación (espacio profundo), desde donde parecen provenir, aunque sabemos que los meteoros tienen su origen mucho más cercano, en los desperdicios de cometas y asteroides del Sistema Solar.

Algunos asteroides, pero especialmente la cola de los cometas son fuentes de partículas que se desprenden, algunas con consistencia rocosa, metálica, o como un agregado, que quedan distribuidas a lo largo de las trayectorias de aquellos. Estos filamentos de desperdicios se enriquecen cada vez que el cometa repite su órbita.
A estas partículas aún lejanas de la interacción con la atmósfera terrestre, no brillan, y se denominan “meteoroides”.

Cuando lo meteoroides penetran la atmósfera de la Tierra, a gran velocidad, comprimen los gases y excitan sus moléculas y entonces se produce la luminosidad y la estela típica de un “meteoro”.
Es en ese momento que los podemos ver, provenientes de la radiante, pero también hay meteoros “esporádicos”, provenientes de puntos aleatorios en el cielo.

Si usted tiene la oportunidad de recoger un meteoro del suelo, entonces ha recogido un “meteorito”.
Si quiere leer un poco más al respecto lea en mi blog: ¿Cómo se forma la estela luminosa de los meteoros? (http://fisica1011tutor.blogspot.com/2011/01/como-se-forma-la-estela-luminosa-de-los.html).

Como la Tierra recorre su órbita cada año, entonces su acercamiento a los filamentos de desperdicios (meteoroides) se repite en las mismas fechas. Por tal motivo las lluvias de meteoros tienen un periodo de actividad predecible, ya estudiado durante muchos años.

Como conversamos, también están los meteoros esporádicos y hasta la posibilidad de un puñito de basura espacial. Hay también lluvias de meteoros menores como las “Delta Acuáridas” del 27 de julio, las “Táuridas del Norte” del 12 de noviembre, las “Ursidas” del 22 de diciembre, y alguna nueva predicción resultado de la investigación de astrónomos, como las “Camelopardálidas” en el 2014 (http://astronomia10norte.blogspot.com/2014/05/tormenta-de-meteoros-o-nada.html).

Y nunca elimine la posibilidad de evento imprevisto, como el meteoro de Chelya binsk en Rusia en el 2013 (http://fisica1011tutor.blogspot.com/2013/03/meteoro-de-chelyabinsk-y-algunos.html), o los que se vieron en Centroamérica la noche del 27 de diciembre, justo el año pasado (http://fisica1011tutor.blogspot.com/2016/12/luces-nocturnas-cruzan-el-cielo-de.html)
Referencias adicionales:
http://www.skyandtelescope.com/astronomy-news/meteor-showers-in-2017/.

2 comentarios:

  1. Buenas tardes, profesor. Vio esto? Saludos. http://www.skyandtelescope.com/astronomy-news/new-study-hunts-for-rain-gutter-micrometeorites/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante Eduardo.
      Le daré difusión, para que hagamos búsquedas en nuestros techos.
      Saludos
      jav

      An urban collection of modern-day large micrometeorites: Evidence for variations in the extraterrestrial dust flux through the Quaternary : http://geology.gsapubs.org/content/early/2016/12/05/G38352.1.full.pdf+html

      Eliminar