lunes, 11 de febrero de 2013

La hora del orto, la culminación y el ocaso del Sol, avanzan parejito

Desde que publique en este blog “El día más corto no coincide con el amanecer más tardío”, el 21 de febrero de 2012, me di cuenta que en el cuadro de datos del orto y del ocaso del Sol, había fechas, por ejemplo del 18 de setiembre al 2 de octubre en las que la hora de salida del sol se mantiene fija a las 05:25 (¡sin especificar segundos!), mientras que el ocaso cambia, más o menos 1 minuto por día. La situación se invertía en marzo, pues del primero al último día del mes, la hora del orto va cambiando, mientras que el ocaso se mantiene fijo a las 17:47. 
Me pareció algo curioso, pero en realidad no le preste atención en ese momento, como para buscar una explicación. Los datos los tomé del sitio Table of Sunrise/Sunset, Moonrise/Moonset, or Twilight Times for an Entire Year, que muestra los valores en horas y minutos. 
Hace unos días recibí un comentario de un lector de Madrid, España, donde me dice que ha notado un comportamiento similar para la salida y puesta del Sol, del 30 de diciembre al 9 de enero (orto fijo) y del 22 de junio al 2 de julio (ocaso fijo). 
Creo que ambos hemos estado trabajando en la explicación de esta particularidad, en términos de lo que el perihelio, afelio, solsticios y la oblicuidad de la eclíptica afectan la duración del día, factores tomados en cuenta en la Ecuación del Tiempo. Pero a la única conclusión que he llegado (espero que el amigo concluya algo parecido), es que -esos efectos deben ser esencialmente iguales tanto para la salida como para la puesta del Sol, para una fecha específica-.
¿Y entonces, qué produce los supuestos efectos estacionarios? 
Consulté otros sitios, por ejemplo Timeanddate.com, que entre otras cosas, proporciona la hora de orto, tránsito (culminación) y ocaso del sol, pero todos proporcionaban datos en horas y minutos y comencé a sospechar que podría tratarse de un problema de exactitud en los datos, especialmente cuando los tiempos de un día al siguiente difieren muy poco.
Me propuse encontrar un sitio que diera los valores en horas, minutos y segundos, ya que hacer la medición con ese grado de exactitud requiere experiencia, tenacidad, un buen sitio de observación y un excelente cronómetro, cosas que de momento no dispongo. Es posible que alguien pueda hacerlo.

Bueno, encontré la respuesta; creo que el efecto no existe, es solamente un detalle de baja exactitud en los cálculos.
Como puede ver si visita el sitio Efemérides astronómicas: http://efemeridesastronomicas.dyndns.org/index.htm de José Rubio Fernández (jrfstr2@yahoo.es), encontrará datos en -horas minutos y segundos-, para salir de la duda.
Esto es, no hay días en que el orto del sol permanezca fijo y el ocaso varíe, o viceversa, pero si hay muchos en los que la diferencia de tiempo con el siguiente día, es de unos pocos segundos y si el dato se redondea a minutos, pues…

Referencias adicionales:
La hora de la salida y de la puesta del Sol

2 comentarios:

  1. El efecto sí que existe. Podemos debatirlo si lo ve oportuno.

    ResponderEliminar
  2. Si, claro, me gustaría. Todo lo que sea aprender me agrada.
    Tenga en cuenta que entonces entramos al ámbito de las décimas y centésimas de segundo, !como en las olimpiadas!.
    Espero su comentario, por favor. Muchas gracias.
    Saludos
    jav

    ResponderEliminar